Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, junio 29, 2008

EL PARTIDO, EL GAFE Y LA PEREZA

El entusiasmo con lo del fútbol, en estos últimos días, se ha desatado. Los noticiarios se repiten: las calles desiertas, el maleficio roto, nuestros jugadores... Qué gran tostón. Está bien que los españoles nos llevemos tantas y tan variadas alegrías deportivas, pero a veces parece que el país vive obsesionado con ello, pendiente sólo de glorias realmente efímeras y, en el fondo, escasamente beneficiosas para el español medio, aunque aporten buena publicidad a España y algo de relevancia internacional. Dicho lo cual, ojalá gane España, todo sea por la satisfacción nacional.

Viendo en Mallorca, a ratos, el partido contra los rusos, descubrí en el palco a María Teresa Fernández de la Vega. No sé si fue producto de mi imaginación, pero advertí que lucía una chapa con la bandera de España en la solapa de su blusa rosa. Que alguien me confirme el dato. El tema de España, con sus símbolos y sentimientos, solamente está bien visto por los progresistas más extremos cuando Zapatero tiene que ganar elecciones o cuando se trata del deporte, que para algo lo retransmite Cuatro y hay que darle color a la cosa.

El Gobierno ha vivido hasta ahora en una especie de tregua, disfrute que debe al PP, que, mejor o peor, ya vuelve a la carretera, y al campeonato de fútbol. Los problemas se acumulan y Zapatero, siempre de vacaciones, no hace nada, a lo sumo concede extensas entrevistas a El País. Desde su investidura, el Presidente y su Gobierno no están por el trabajo y la actividad, y lo mismo se puede decir de la mayoría gubernamental en el Congreso de los Diputados. Hay que exigir responsabilidades y pedir que el Gobierno ponga los remedios que estén a su alcance a la crisis y que acometa reformas necesarias. Y que dimita Mi Hembra y nos devuelva el dinero que cuesta ese circo al que osa llamar Ministerio.

Cuando esto se publique, el partido ya habrá empezado. Zapatero, que tiene fama de gafe, ha acudido pese a las peticiones en contrario. Por tanto, hoy confirmaremos o no su mala sombra.

lunes, junio 23, 2008

NI AUNQUE SE EMPEÑEN

En un intento de explicar y justificar la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, y buscando apoyo en la sentencia del 14 de mayo del Tribunal Constitucional, la Ministra de Igualdad, llamada Aída o algo así, publicó un artículo en El Mundo el pasado día 25 de ese mes.

Básicamente, la sentencia del TC avala la constitucionalidad del artículo 153.1 del Código Penal --introducido por la ley citada--, regulador de mayores penas para las lesiones leves cometidas por hombres contra mujeres que para el caso contrario (lesiones provocadas por mujeres contra hombres), basándose en lo siguiente: primero, en que la violencia de los varones responde siempre y sin excepción a una manifestación de machismo en un "contexto de desigualdad", de poderío sobre la mujer, que hay que erradicar cueste lo que cueste; y segundo, en que hay unas "altísimas cifras" de este tipo de agresiones machistas. De ahí las penas más elevadas del artículo 153.1 o del 171.4 (amenazas leves) para los hombres.

Mi Hembra, como dice Sánchez Dragó, nos ofrece el dato de que "la realidad es que las denuncias suponen el 70% de los casos de delitos contra las personas y que, de ese porcentaje, los detenidos por delito de maltrato son hombres en un 95%". Dicho lo cual, llega toda la traca feminista, ya muy sobada: desigualdad entre los sexos, incompleta ciudadanía de las mujeres (¿?), dominio masculino y más, muchos más lugares comunes. No digo que no haya machismo en la sociedad, y las mujeres maltratadas merecen, sin duda, toda la protección y que su agresor sea castigado con dureza, pero sí que estamos hartos de escuchar bobadas solemnes.

A renglón seguido, Mi Hembra toma como escudo y espada la sentencia del TC, citando la parte en la que el Alto Tribunal habla de "una arraigada estructura desigualitaria" que considera a la mujer como inferior, estructura a la que obedecerían, repito, todas las agresiones de hombres contra mujeres. Para el TC, esto es la piedra angular de toda su fundamentación jurídica: a una situación de desigualdad más o menos pública y notoria se la combate con una desigualdad legal, y el artículo 14 de la Constitución se tapa con un velo negro. Artículo que consagra el principio de igualdad en el ordenamiento jurídico español: "Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o circunstancia personal o social".

Mi Hembra Aída, en su afán de meter la pata, va más lejos y afirma sin complejos que, ante semejante situación de desigualdad, sólo cabe hacer leyes ventajosas para las mujeres "para compensar" los retrasos históricos (es bien sabido que el Gobierno de Zapatero vive anclado en la Historia... que le interesa). O sea, que se debería haber llamado Ministerio de la Desigualdad o de la Discriminación al tinglado de esta señora. Y cuando hayan pasado unos lustros, pienso yo, ¿habrá que hacer leyes favorables a los hombres para compensar el retraso legislativo sufrido?

En resumidas cuentas, el artículo de Mi Hembra no merece otro destino que ser arrojado a la papelera, junto a la sentencia del TC. Para rebatir ambos escritos, me ha de ser de ayuda un artículo que publicó en El Mundo mi profesor Enrique Gimbernat, Catedrático de Derecho Penal, con el título de "La Ley de Violencia de Género ante el Tribunal Constitucional".

La sentencia del TC, un órgano bastante desprestigiado y presidido por una mujer puesta en tela de juicio por sus amistades y conversaciones peligrosas, ha de ser rechazada, ya que el atentado contra el artículo 14 de la Constitución es obvio, cosa capaz de comprender hasta un niño sin conocimiento alguno. No valen las interpretaciones forzadas y giros sorprendentes que ejecutan los siete magistrados que han decidido la constitucionalidad de la norma cuestionada. No se puede presumir iuris et de iure –sin prueba en contrario— que toda lesión que un hombre provoque contra una mujer tiene que ver con ese machismo imperante en la sociedad y con ese deseo de aplastar la dignidad la mujer y su papel. En todo caso, podría aplicarse una agravante si así se demostrara en el juicio, pero hacerlo por sistema es injusto y atentatorio contra el principio de igualdad. Siempre habrá casos concretos en los que no pueda predicarse toda esa historia del sistema patriarcal.

Gimbernat sostiene que sí sería posible imponer penas agravadas contra la violencia efectivamente machista, y pone como ejemplo la agravante de la xenofobia (art. 22 CP). A lo que añade una aclaración: "Pero no siempre que la víctima pertenezca a una raza distinta de la del agresor puede entrar en juego la agravante del art. 22.4ª, ya que ‘la apreciación de una agravante genérica o específica, sin prueba alguna que la sustente, vulnera la presunción de inocencia’ (sentencia del Tribunal Supremo de 4 de noviembre de 2003)". Si un marido pequeño y enclenque, se pregunta Gimbernat, empuja a su gigantesca esposa, cinturón negro de judo, ¿también ahí existiría una relación de desigualdad a favor del hombre? En consecuencia, el artículo 153.1 CP sí va contra el principio de igualdad, digan lo que digan el TC y Mi Hembra.

Además, Gimbernat aporta un argumento novedoso a este debate: el de que, asimismo, se vulnera el principio de la responsabilidad penal personal, lo que nos mete de lleno en la segunda razón que da el TC para defender la norma: las "altísimas cifras" de agresiones machistas. Ante eso, hay que replicar que nos acercamos al Derecho germánico medieval y su responsabilidad por la estirpe (Sippenhaftung). Dado lo que han hecho otros hombres ahora y en el pasado, el ser hombre, quizá con nada de machismo en la agresión concreta, ya conlleva una alta carga de sospecha y una responsabilidad penal agravada. Eso es lo que viene a decir el TC.

Se puede y se debe hablar de la inconstitucionalidad del artículo 153.1 CP. Ni aunque se empeñen será distinto. También, obviamente, reconozco que ciertamente existen desigualdades y una violencia doméstica que se cobra demasiadas víctimas, la cual debe ser combatida y erradicada. Mas, en mi opinión, ha de procederse con respeto a la Constitución y al Estado de Derecho.

En cuanto a Mi Hembra, concluyo con lo mismo que escribí en su blog y que no ha querido publicar, pues sólo acepta elogios. Que dimita y que nos devuelva el dinero, que no queremos que se malgaste en sus manos.

NOTA: Parto esta tarde hacia Mallorca, a visitar a mis tíos y primos. Viajo, por cierto, en Air Berlin. Volveré el sábado, pero espero poder leer sus espacios durante la semana.

viernes, junio 20, 2008

PALABRA DE AZNAR (Y II)

Como les dije ayer, abajo están los restantes extractos que seleccioné de Libertad y solidaridad, de José María Aznar. Aparte de que son sumamente jugosos, tal vez hayan de servir como aperitivos para el discurso que el líder popular pronunciará mañana en el congreso de su partido.

--"El objetivo de una buena política presupuestaria debería ser, además de gastar bien y no aumentar el tamaño del sector público, el de generar ahorro interno para financiar en mayor medida la inversión y el crecimiento."

--"Cuando debatimos y nos referimos a los dineros que los ciudadanos entregan al Estado cada año, hay que recordar e insistir en la obligación buscar una fórmula más eficaz de utilizarlo y gastarlo."

--"Un país moderno es aquel en que se pagan los impuestos justos y no el que abusa del bolsillo de los ciudadanos y del bolsillo del contribuyente."

--"El Estado no puede ni debe aspirar a hacerlo todo, y el Gobierno debe fomentar la libre iniciativa sobre todo en aquellos terrenos en los que, por su ineficacia o mala gestión, no sabe o no puede cubrir las necesidades de los ciudadanos."

--"Pero se olvidó de una cosa, y es que, si bien es verdad que puede haber dictaduras en las que subsiste el régimen de economía de mercado, no hay ni una sola democracia en el mundo, ni una, que no se base y no se fundamente en el sistema de economía de mercado. Lo que ocurre es que eso nosotros lo sabíamos antes de 1982 y antes de que se derribase el muro de Berlín, y han tenido que pasar muchas cosas para que los socialistas en general, y Felipe González en particular, se diesen cuenta que éste el sistema que más riqueza, más justicia y más prosperidad y más bienestar ha creado en la historia del mundo y que lo importante es, naturalmente, dejarlo que funcione."

--"Pues bien, es preciso desterrar de una vez todas las tentaciones aislacionistas y los resabios de la ambigüedad calculada. A los españoles hay que decirles las cosas con claridad y manifestar, sin complejos ni dudas, que nuestro país tiene principios, valores, posiciones e intereses que defender. Que lo debe hacer con decisión, y no con tibiezas. Que no tenemos ningún complejo por estar en el concierto de las naciones libres y asumir nuestras responsabilidades."

--"El derecho de autodeterminación es una noción acuñada en el derecho internacional no susceptible de extrapolación al ámbito del derecho interno. El derecho de autodeterminación, en virtud del cual ‘todos los pueblos... establecen libremente su condición política’ está reconocido en la carta de las Naciones Unidas y en las declaraciones y resoluciones que la desarrollan y que han precisado claramente sus límites al precisar que ‘todo intento encaminado a quebrantar total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de un país es incompatible con los propósitos y principios de la carta de las Naciones Unidas’."

--"Y en todos los textos internacionales redactados al amparo de las Naciones Unidas, empezando por su propia carta fundacional, se reserva el concepto de autodeterminación como mecanismo para solucionar las situaciones de índole colonial. La sola idea de que en España puedan existir situaciones coloniales –salvo en el agravio permanente de Gibraltar— no sólo es ridícula, sino ofensiva."

--"Y viniendo al presente –y a la luz del Derecho— asumir y defender el Estatuto de Guernica es tanto como asumir y defender la Constitución española de cuyos artículos 2, 143, 147 y Disposición Primera, trae fundamento y causa. Pretender escindir ambas lealtades y reservar la adhesión para el Estatuto no es una sutileza o una restricción mental: es puro funambulismo."

--"Tan sólo entonces y sólo entonces podrá abordarse [...], desde la voluntad de ‘paz, piedad y perdón’, la consideración humanitaria de situaciones singulares de los desengañados de la criminal paranoia terrorista. Alentar otras expectativas, postulando, explícita o tácitamente, la ‘negociación’ entre el Estado –cuya legitimación se fundamenta en el consentimiento libre de un pueblo— y una banda de criminales, sin más principio de legitimación que el estruendo de la ‘goma 2’ o la crueldad del tiro en la nuca, equivaldría a envilecer la democracia, prestigiar el terrorismo, despreciar la voluntad mayoritaria del propio pueblo vasco y, en definitiva, ahuyentar la paz. Además, escarneciendo la memoria de los centenares de españoles, vascos y no vascos, inmolados en la lucha por preservarla."

--"Los socialistas en la más propicia de las coyunturas económicas externas han gastado como marineros borrachos en una noche de permiso y es dudoso que sepan, quieran o puedan administrar la escasez y la crisis, ni proponer con autoridad moral pautas de contención y austeridad."

--"Una sociedad [la española] que por ser mayor de edad ni necesita ser tutelada ni necesita ser dirigida, ni necesita ser salvada. Dejemos a los ciudadanos y a la sociedad española que vivan, se expresen, trabajen y desarrollen en libertad. El Estado debe estar siempre al servicio de los ciudadanos y de la sociedad. Pero no pretender que sean el ciudadano y la sociedad quienes estén al servicio del Estado."

jueves, junio 19, 2008

PALABRA DE AZNAR (I)

Ustedes ya conocen sobradamente mi pasión por la lectura de libros de políticos. Acostumbro a llevar a cabo un ejercicio productivo e interesante. Lo explicaré. Primero, leo una biografía solvente del político en cuestión. Cuando la termino, acudo a su obra. Y, por fin, eso me conduce a los autores, normalmente grandes pensadores, estadistas, historiadores, que el político cita.

Libertad y solidaridad (Planeta, 1991), con prólogo de Manuel Fraga, fue el primer libro de José María Aznar. Data de una época en la que él estaba aún en la oposición, con el socialismo debilitándose y perdiendo apoyos. Así, Aznar realiza en Libertad y solidaridad tanto una crítica sistemática y fundada al Gobierno socialista como el planteamiento de una alternativa, la del Partido Popular.

Qué quieren que les diga. A mí me encanta este primer Aznar, un Aznar genuinamente liberal y reformista, en cuya obra muestra que es un auténtico profesional del Derecho con grandes conocimientos económicos (Inspector de Finanzas del Estado). Esto es lo que debería haber hecho Rajoy, lo que aún puede hacer, pero la pereza le pesa. ¡Que contrate a un negro! Un libro de estas características siempre tiene una utilidad si el objetivo es ganar el gobierno de una nación, porque, ante todo, es un documento que permanece ahí, a mano; y además es un instrumento de divulgación y una forma de llamar la atención. Sin embargo, a Rajoy le gusta más irse de vacaciones y fumar puros en el sillón de orejas.

Esta vez no voy a escribir una reseña más extensa sobre el libro, sino que he seleccionado unos extractos que, aun siendo hijos de su tiempo, también tienen su validez y pertinencia en la más rabiosa actualidad española.

--"Estamos en un momento nacional en el que importa más el fondo que la forma, el contenido que el continente, el discurso que la imagen. Ya no nos basta ese tipo de hombre público que, a fuerza de no tener aristas, carecía de personalidad. Eran políticas que daban un masaje y no un mensaje. Sus mejores intervenciones electorales eran aquellas en las que nada se decía, usando de la sonrisa mucho más que de la cabeza."

--"El Partido Socialista ha echado abajo todo el concepto tradicional de libertad de opinión con las querellas presentadas contra diarios y otros medios de comunicación. Trata así de restablecer un delito definido por todas las dictaduras: el delito de opinión."

--"Y bajo esa búsqueda obsesiva del control, que va desde la justicia al ámbito más pequeño de una comunidad rural, es muy difícil que florezca un sentimiento amplio de vivir en libertad. Y si no hay libertad, o sensación de libertad, la sociedad toda sufre, presa de un extraño complejo de dependencia. Y, en fin, el concepto negativo de amiguismo –cuando no de compra— sustituye a los principios de valía e de igualdad de oportunidades."

--"¿Hasta dónde les está permitido, moralmente, a los países libres y, sobre todo, a las ideologías que se basan en la libertad adoptar una actitud de neutralidad con arreglo a la doctrina de la ‘no injerencia’ o del respeto a la soberanía de un país cuando en ese país se están masacrando los derechos humanos y políticos?"

--"La libertad no puede ser limitada o manipulada por estas derivaciones reaccionarias del nacionalismo, cuyo eje ya no es la convivencia, sino el rechazo del prójimo distinto."

--"No existe libertad sin valores morales; porque sin ellos no puede ser asumida personalmente ni proyectada en la vida pública. Es cierto que la libertad ha de ganarse cada día; significa, por tanto, que hay que defenderla día a día de quienes ni la valoran ni la quieren. Por eso una de las obligaciones fundamentales es descubrir a los enemigos de la libertad y denunciar a quienes están intentando restringirla por la vía de los hechos."

--"Un proyecto de libertad nace desde la sociedad; no se puede crear desde el Estado. No pueden existir pretensiones de monopolio ni de la cultura ni del progreso. Hasta las elecciones del 89 parecía que la historia de España empezó en el 82, y que hasta la llegada de los socialistas al poder España había sido un páramo en lo cultural y en lo democrático; en la euforia del paraíso socialista se llegaba a decir: ‘un intelectual no puede ser de derechas’."

--"Mi disposición es a decir sí a sentarnos a pensar juntos; sí a llegar a puntos de definición y encuentro, pero no a los cheques en blanco, después de las experiencias habidas; no a las puras fotos de consenso, que ya no son útiles; no al consentimiento incondicional, a la continuidad de una política que no ha sido la mejor para España."

--"Debo reconocer que hay una cosa que han hecho bien [los socialistas]: la propaganda. Han llenado los Ministerios de asesores con cargo al erario público; han convertido a los mismos Ministerios en el principal anunciante de España, más que la primera empresa comercial, tratando de convencer al ciudadano con publicidad de aquello de lo que no le pueden convencer con los hechos."

--"Hay que frenar y hacer eficaz el gasto público en las inversiones y en los servicios. No se puede gastar más de lo que se recauda, ni recaudar más a toda costa. Es necesario afrontar con urgencia una reforma fiscal que promueva y favorezca el ahorro de las familias españolas. Sin ahorro no hay inversión. Y la tasa de ahorro ha caído en nuestro país de forma simultánea al crecimiento desmesurado del esfuerzo fiscal al que hemos sido sometidos."

Y mañana más.

domingo, junio 15, 2008

NO PODRÁN. POR MCCAIN Y CONTRA OBAMA (Y II)

Libertad Digital, hace unas semanas, publicó un artículo de Michelle Malkin, una señora que suele criticar a Hussein Obama (le llama Snob-Ama). Recogía el escrito varias meteduras de pata del popular, endiosado personaje. No me gusta hacer de las anécdotas categoría. La excepción presente se basa en que en eso son expertos nuestros progresistas, furibundos enemigos de George Bush, a quien vilipendian y tildan de inepto por haber sido protagonista de muchas escenas graciosas. Muy bien. Aquí tienen algunas pifias de Hussein Obama:

--"A principios de este mes en Oregón, rediseñó el mapa de Estados Unidos: ‘Durante los pasados 15 meses, hemos viajado a cada rincón de Estados Unidos. Ya he viajado a 57 estados. Creo que me queda uno’. Estados Unidos sólo tiene 50 estados..."

--"Obama tiene tantos problemas con las cifras como con los mapas. El pasado mes de marzo, en el aniversario de la marcha del Domingo Sangriento en Selma (Alabama), él afirmó que sus padres se habían unido como resultado directo del movimiento de derechos civiles: ‘Había algo que se movía a lo largo del país por lo que sucedió en Selma, porque algunas personas estuvieron dispuestas a marchar sobre un puente. Así es que se reunieron y nació Barack Obama Jr’.

Obama nació en 1961. La marcha de Selma sucedió en 1965. Su portavoz, Bill Burton, explicaba después que Obama estaba hablando ‘metafóricamente sobre el movimiento de derechos civiles en su conjunto’."

--"Y posiblemente, en la metedura de pata más seriamente preocupante de todas, Obama dijo a la multitud en Portland durante el fin de semana que Irán ‘no plantea una amenaza grave para nosotros’, argumentando que los ‘países pequeños’ con pequeños presupuestos de defensa no nos pueden hacer daño -- para al día siguiente, darle la vuelta a la tortilla y afirmar entonces que ‘He dicho claramente durante años que la amenaza de Irán es grave’."

Además, hay algo que hace que Hussein Obama sea completamente insoportable. Se trata de su fervor religioso. Gobernantes creyentes y practicantes como Bush o Blair, que no se avergüenzan de sus creencias, expresan su religiosidad con humildad y recogimiento, alejando de sí las tentaciones predicadoras o farisaicas, sin perjuicio de que en alguna ocasión tomen el nombre de Dios. En cambio, la religiosidad de Hussein Obama es una religiosidad mal entendida, y ello explica que durante veinte años tuviese como consejero espiritual al reverendo fanático y demente Jeremiah Wright. En 2001, este reverendo justificó el atentado del 11-S y más o menos se alegró. En 2003, maldijo a América lleno de rencor, de odio puro. Y tan era su consejero, que Hussein Obama tituló uno de sus libros (La audacia de la esperanza) sacando la frase de un sermón de Wright. En una fiesta con periodistas, Bush se burló del candidato demócrata soltando que no había podido acudir porque estaba "en la iglesia". Y es que Hussein Obama no puede sobrevivir sin los sermones de sus amados reverendos. Bueno, mientras no sea para ocultar que es musulmán...

Creo firmemente que el sereno McCain puede parar al fervoroso Hussein Obama. Por de pronto, ha tomado la iniciativa, retando a su adversario a diez debates durante el verano. Al republicano le sobran fuerza y voluntad. Y puede jugar, asimismo, la baza de la experiencia, o dejar claro que Hussein Obama no ha sido un senador muy comprometido.

Recordemos la Historia, situándonos en la Guerra de Vietnam. En 1967, el avión de combate que pilotaba McCain sobre Hanoi fue derribado por los comunistas vietnamitas. Severamente herido, le capturaron y torturaron, pero él resistió y no reveló ninguna información. Puesto que su padre era almirante y comandante en jefe de las fuerzas norteamericanas en Vietnam, en 1968 le ofrecieron la liberación. Todo era parte de una operación propagandística destinada a mejorar la imagen del gobierno de Hanoi. McCain lo rechazó, ya que había otros prisioneros de guerra que, habiendo sido capturados antes que él, debían ser liberados, en su caso, en primer lugar. ¿Cuántos años más hubo de soportar la privación de libertad, las torturas, la indignidad? Cinco años. No defraudó ni a su código de honor ni a sus compañeros. En aquel tiempo, mientras McCain sufría brutales torturas, Hussein Obama estudiaba en una de esas escuelas coránicas de las que luego salen terroristas suicidas. Enseñanzas musulmanas para un cristiano con tendencias farisaicas y vocación de profeta.

Un dato: John McCain es un héroe de guerra. Si Hussein Obama es el símbolo del cambio por el cambio, un icono hinchado y superfluo, McCain representa los valores conservadores, el mérito, el coraje, el sacrificio, la camaradería... Las elecciones presidenciales estadounidenses constituirán un duelo entre tales valores morales y el marketing electoral puro y duro. Entre la valentía y la cobardía. Entre el realismo con principios y los ensueños vanos. Entre el saber resolver los problemas de la gente o meter a la misma en fantasías trasnochadas. Estados Unidos tiene la última palabra.

domingo, junio 08, 2008

NO PODRÁN. POR MCCAIN Y CONTRA OBAMA (I)

Hussein Obama y su disfraz favorito

Tiempo atrás, me pronuncié a favor de John McCain, como candidato republicano y como aspirante a ocupar la Casa Blanca. Ahora me reafirmo en dicha elección. Espero y deseo que gane las elecciones en noviembre para que gobierne con inteligencia y sabiduría la primera potencia mundial. Primeramente, porque su discurso es más realista que el de Hussein Obama, más pegado a esta época y sus circunstancias, y lo que se ha de buscar en un político es honradez y eficacia; ya deberíamos estar hartos de vendedores de humo. Es lógico que no me interesen tanto sus propuestas domésticas cuanto las referentes a la política exterior. El republicano, como bien señaló Sylvester Stallone, destaca por su gran conocimiento de "un mundo que está en dificultades". De esta forma, McCain impediría que se malograra el legado de Bush: las tropas estadounidenses no pueden salir de Iraq así como así, corriendo y de mala manera, pues su misión es asegurar la estabilidad de la joven democracia iraquí y matar a cuantos terroristas sea necesario. Con todo, cabe decir que McCain no es ni mucho menos un extremista dentro del GOP (Hussein Obama sí lo es dentro de su partido) y que es incorrecto pensar que su mandato sería exactamente "el tercer mandato de Bush", falsedad que ya he leído más de una vez. Por lo tanto, repito que McCain es el candidato idóneo, el más cualificado.

Aclarado esto, hablemos del ya proclamado candidato demócrata. Los progresistas españoles se han entusiasmado con él, les seduce sobremanera. Esa eminencia intelectual y política que es José Blanco acaba de declarar que era su favorito, en detrimento de Hillary Clinton, cosa que no hizo antes para no interferir en las primarias demócratas. ¡Magnífico, con los pies en la tierra! Sin embargo, antes de continuar, establezcamos unas necesarias diferencias. El Partido Demócrata no es el Partido Socialista Obrero Español. El Partido Demócrata, pese al auge de su ala más izquierdista, puede asemejarse, en todo caso, a los laboristas de Tony Blair, es decir, gente de espíritu liberal, abierta y moderna. Huelga decir que el Partido Socialista es de todo menos liberal, abierto y moderno.

Y que nadie se llame a engaño acerca de Hussein Obama y Zapatero. Federico Quevedo, en El Confidencial, ha escrito, con razón, que "Rodríguez no entenderá nunca que entre Obama y él media un abismo. Que entre el senador de Illinois formado en Harvard y el diputado de León existe la distancia insalvable que media entre un político de raza llamado a liderar la primera potencia del mundo, y un oportunista que ha sabido congraciarse por la vía del recurso fácil a la demagogia con una mayoría social instalada en el más absoluto conformismo y cuya única ambición es que nadie le moleste ni le recuerde que existen muchos problemas en su entorno. Los socialistas españoles, atrincherados en su particular paraíso de España sigue yendo bien a pesar de que todo indique lo contrario, han creído ver en Obama a un nuevo líder de las causas imposibles, al estilo de Rodríguez".

Pues bien, Hussein Obama, aun no siendo Zapatero, me provoca invencibles recelos y hasta un rechazo cerval, porque, en vez de un político con ideas, es una campaña de propaganda exitosa, un producto y no una persona. Con una excelente oratoria, el demócrata esparce ese discurso superficial que, al parecer, tanta ilusión genera entre sus seguidores. "Sí, podemos lograr justicia e igualdad. Sí, podemos lograr oportunidades y prosperidad. Sí se puede curar a esta nación. Sí se puede reparar este mundo. Sí se puede." Lo anterior es un fragmento de su famoso discurso, el del "Yes we can". En teoría es un discurso emocionante y encendido, y lo será, pero, a mi modo de ver, no es sino una avalancha de tópicos, lugares comunes y deseos imposibles de paz y amor, todo ello ingeniosa y bellamente adornado, desde luego. El discurso, de acuerdo, puede tener garra; Hussein Obama posee carisma, atractivo personal. Mas, ¿cómo llevar a cabo su sueño americano? ¿Retirando a las tropas de Iraq y que ese país se suma en el caos? ¿Permitiendo que los terroristas se alcen con el triunfo y que Europa esté más indefensa que nunca? ¿Dialogando de tú a tú con las tiranías tercermundistas, como Cuba o Corea del Norte? ¿Dejando que Irán siga formando terroristas y desarrollando armas nucleares? Siento indicar que un camino así es un camino a ninguna parte, o un camino hacia un panorama internacional infernal, caótico. No dudo de la capacidad del senador por Illinois o de su talento teatral, lo que no quita para pensar que, en materia exterior, o bien desvaría, o bien es proclive a las dictaduras y a la falta de libertad. Lo cual contrasta con la firmeza de McCain.

jueves, junio 05, 2008

TERCER ANIVERSARIO

Estimados amigos, mi blog cumple hoy tres años. Han sido tres buenos años, a lo largo de los cuales muchos de ustedes me han honrado con sus comentarios, con su apoyo y con su reconocimiento. Por todo ello, muchas gracias.

En la entrevista que concedí a Samuel explicaba dos cambios que van a afectar a los escritos. Por un lado, se acabaron las limitaciones de espacio, y por otro, no habrá actualizaciones en un día determinado. A partir de ahora, todo será más espontáneo y desahogado, y eso no quiere decir que vaya a escribir menos.

Por lo demás, desde aquí mando un saludo a mis lectores. Y a quienes me enlazan, les reitero mi agradecimiento. Si nada se interpone, este tonel ha de seguir rodando hasta 2012, como debe ser. Envejecerá, perderá fuelle y ya no será muy cínico, pero prevalecerá la defensa de la libertad y la crítica con argumentos.

martes, junio 03, 2008

EL ESPANTAPÁJAROS, ENTREVISTADO

Caballeros, este tonel cumple tres años el jueves. Como parte de las, entre comillas, celebraciones, mi estimado Samuel me ha hecho una espléndida entrevista en su espacio El ojo derecho que, obviamente, les invito a leer. También hoy he retomado otras colaboraciones.

domingo, junio 01, 2008

TRES PROBLEMAS ESPAÑOLES

En España, en lugar de estar ocupándonos de la marcha de la economía o de mejores y más productivas alianzas internacionales, estamos aún debatiendo lo básico. Primeramente, las libertades, concretamente, la libertad de expresión. Gallardón dice sentirse injuriado como nunca por las críticas de Jiménez Losantos, que no hacía más que referirse a una verdad: que Gallardón es un ambicioso sin límites, que es un traidor a su partido y que está decidido a lo que sea con tal de elevar su imagen. De hecho, el juicio es una farsa que se ha montado para que le traiga réditos personales. Ganar o perder es igual, pues el sólo quiere soltar: "Mira, yo me enfrenté contra Losantos con todas las de la ley". La maniobra es pérfida, por cuanto pone en tela de juicio una libertad fundamental solamente para ganar más poder e influencia.

Después, nos topamos con Ibarreche y sus ilegales planes. Y no es que sólo sea ilegal, sino que su referéndum es enteramente necio. Las dos preguntas son tan oscuras y enigmáticas que no hay que tomarse en serio tal disparate, pues es el típico recurso nacionalista: quieren llamar la atención. El PNV se ve acechado por el radicalismo de los socialistas de López, el que se reunía con Batasuna y miraba sus ojos de serpiente. Ante ello, el PNV está jugando sus cartas propagandísticas, porque nadie en sus cabales puede esperar que el referéndum salga adelante. Posiblemente, el Gobierno impugnará ese delirio por la vía del artículo 161.2 de la Constitución y resolverá el Tribunal Constitucional. Esto, hoy día, no es una gran garantía, pero en el presente caso no habrá problemas. Ibarreche ya tiene las horas contadas.

Por último, la oposición sigue consumiéndose a fuego lento. Rajoy es el barbado Daniel Dravot de El hombre que pudo reinar, abocado al desastre por culpa de sus meteduras de pata. Como el PP no debía quedar descabezado tras perder, pensaba que Rajoy tenía que aguantar hasta junio con dignidad, organizando entonces su sucesión. En cambio, primero dijo "Adiós"; luego, que se quedaba y ¡que tenía ganas de ser candidato y Presidente!; al final, llegaron los principios, las rencillas, las personalidades y el abandono de muchos. En España necesitamos, ya, entrar en razón.